La mentalidad del Design Thinker

En el más reciente taller que realizamos, los participantes pusieron en práctica el Design Thinking para mejorar la experiencia de los diferentes usuarios del museo Universum.

Antes de explicarles y conducirlos por cada una de las etapas de esta metodología, lo más importante fue que tuvieran en claro que para hacerlo adecuadamente se requiere de la actitud y el modo de pensamiento adecuado.

Esto es lo que la d.school de la Universidad de Stanford llama d.mindsets.

  • Enfócate en valores humanos: El punto de partida es la empatía por las personas para las que estás diseñando una solución. Conoce sus necesidades, temores y motivaciones. 
  • Muestra, no digas: Permite que tus usuarios experimenten la solución a la que llegaste, ya sea de forma tangible o vivencial. 
  • Adopta la experimentación: Construye y pon a prueba de manera constante para continuar ideando y aprendiendo. 
  • Mantente consciente del proceso: La metodología no es magia, es un proceso estructurado y cada fase tiene su cómo y su por qué. Compréndelo. 
  • Inclínate hacia la acción: Aunque su nombre pudiera indocar lo contrario, el Design Thinking se trata más de hacer que de pensar. 
  • Colaboración radical: La diversidad de perfiles y disciplinas en los grupos de trabajo enriquece el proceso. 
  • Forja la claridad: Es fundamental comprender y delimitar de forma adecuada el problema a resolver.

Antes de empezar a utilizar la metodología, es necesario entender y adoptar estos siete d.mindsets.

Recent comments

Blog comments powered by Disqus